Crianza

Niños a hidratarse en verano.

Los niños son los más vulnerables a sufrir de una deshidratación ya que sus cuerpos no se pueden enfriar tan eficientemente como el de los adultos y por lo tanto el riesgo aumenta. Un niño puede llegar a duplicar el riego de deshidratarse y los síntomas que debes de tener en cuenta son cansancio, dolor de cabeza, aceleración de los latidos del corazón, calambres, sueño, sudor excesivo y/o mal humor.

Una persona adulta se puede percatar de que no se siente bien, pero muchas veces un niño ya sea por la falta de vocabulario o por las ganas de seguir jugando puede pasar por alto estas importantes advertencias.

  1. ESTAR PENDIENTES DE LAS CANTIDADES: si bien todos necesitan cantidades diferentes según el tamaño, la edad y la actividad, debemos de ser responsables en la administración continua de líquidos durante todo el día. Antes de salir de casa deben de beber un vaso grande de agua o líquido bajo en azúcar y sobre todo otras dos horas antes de hacer deporte y cada 20 minutos durante el juego.
  2. NO ESPERAR A QUE TE PIDA O TENGA SED: adelántate, enséñale a tu hijo a tener el buen hábito de hidratarse constantemente ya que muchas veces para cuando dicen que tienen sed es demasiado tarde.
  3. PREPARACIONES ADECUADAS: a muchos niños se les va el apetito cuando hace calor, es por eso que la fruta (sandia, piña, melón), los helados de hielo caseros, los jugos ligeros y los batidos deben de estar  a su alcance durante todo el día.
  4. VARIEDAD: el agua es algo aburrida cuando se trata de que los chicos la tomen. Ofréceles jugos, refrescos (chicha), infusiones (té helado), agua de frutas o prepárales batidos, yogurt o leche helada.
  5. CUIDADO CON LA CAFEINA: las gaseosas o bebidas energéticas contienen cafeína (una más que otras) y este estimulante tiene un efecto diurético por lo que acelera la deshidratación.
  6. TECHO EN HORAS PICO: entre las 10 y 2 de la tarde es cuando más calor hace, hay que tratar de evitar que hagan deporte al aire libre y animarlos a que jueguen temprano en la mañana o después de las 5pm.

 

El verano es una época de relax, diversión y libertad. Si bien los chicos están de vacaciones no quiere decir que pueden comer o beber lo que deseen. Deben de tener un orden en sus comidas y bebidas y nosotros los adultos monitorearles para que cumplan sus pequeñas responsabilidades. De igual forma deben de respetar un horario para descasar y dormir para, ya recuperados, al día siguiente puedan seguir con el juego.