Crianza

Ejercicio, nutrición y cerebro

Hay muchas evidencias científicas que indican que la mala nutrición y el sobrepeso en los niños (sobre todo en los que son sedentarios) son los principales factores relacionados a la pronta aparición de enfermedades metabólicas como diabetes tipo 2 y por supuesto la obesidad.

 

Se ha demostrado que los niños que hacen deporte, y me refiero a cualquier tipo de actividad aeróbica como: correr, saltar, trepar, jugar a las escondidas, montar bicicleta, patinar, jugar voley o futbol, etc.…se asocia a un mejor desarrollo cognitivo lo que se traduce a mejores notas y desenvolvimiento en el colegio.

 

También se ha demostrado que la dieta es la base del desarrollo y sobre todo en el buen mantenimiento del cerebro. El cerebro consume mas del 20% de las calorías totales, especialmente las  provenientes de los carbohidratos como fuente principal (siendo un órgano tan chiquito es increíble cómo puede consumir gran parte de lo que comemos; es por eso que debemos de preocuparnos por consumir alimentos de la mejor calidad).

Además de los carbohidratos (pan integral, avena, quinua, lentejas, tallarines, frutas, etc), el omega 3 es fundamental para una buena sinapsis (pase de información de una neurona a otra) el cual se encuentra además del pescado y la yema del huevo, sobre todo, en el aceite de las semillas de ajonjolí, linaza y chia.

 

Si bien la alimentación y el ejercicio son parte importante del desarrollo del cerebro, se ha determinado que lo más importante es TOMAR DESAYUNO, ya que estudios  demostraron (con sondas electromagnéticas) que los niños que comieron desayuno resolvieron mucho mejor los problemas numericos y claro, después de varias horas de ayuno el cerebro está avido de recibir gasolina, en cambio se demostró el gran esfuerzo mental que tuvieron que hacer los niños que se saltearon el desayuno.

 

IDEAS SENCILLAS DE DESAYUNOS SALUDABLES

 

  • Jugo de frutas con tostadas integrales, queso fresco y mermelada.
  • Jugo de frutas, avena con leche y trozos de manzana.
  • Jugo de frutas, yogurt natural con trozos de fruta fresca y miel.
  • Jugo de frutas con plátano con miel y un huevo duro.
  • Batido de lúcuma con leche, tostada integrales con aceitunas.
  • Jugo de frutas, dos galletas de avena con pasas y nueces y dados de queso.
  • Jugo de frutas, tostadas con mantequilla de maní y mermelada o miel.
  • Jugo de frutas con panqueque de harina integral y avena con fruta picada y miel.
  • Jugo de frutas y yogurt natural con granola.
  • Jugo de frutas y compota de quinua con leche.

 

Sabiendo que la buena nutrición y el ejercicio no únicamente son importantes para tener un peso adecuado, si no para el buen funcionamiento del cerebro, debemos pues crear y mantener importantes hábitos de alimentación con respecto al desayuno.