Crianza

Huesos fuertes

Los huesos son la estructura de nuestro cuerpo, nos dan forma y protegen a nuestros órganos. Son organismo vivos en constante cambio y por lo mismo tenemos que cuidarlos y fortalecerlos antes de cumplir los 30 años que es el momento donde gradualmente empiezan a descalcificarse. 
 “Termina tu leche” es lo que hemos escuchado siempre y ahora se los repetimos a nuestros hijos. Y si, efectivamente, la leche es una importante fuente de calcio, pero no la única, y tampoco la mejor.
Hoy en día hay mucha información cruzada, y con la nueva pirámide nutricional publicada y respaldada por la Universidad de Harvard donde dice que la leche no es necesaria, es difícil poder sentirse tranquila con lo uno le da a sus hijos.
No te angusties, antes que nada, no tenemos la misma dieta que los norteamericanos, ellos consumen muy pocas frutas, verduras, menestras y semillas y beben leche en reemplazo del agua (sino fíjate bien en las películas como de la refrigeradora sacan una galonera de leche y se la toman de botella), nosotros le damos leche a nuestros hijos en el desayuno y algunas personas en la noche, pero eso es todo, y está bien, la leche es una buena fuente de proteína, calcio y de vitaminas y no les va a causar ningún daño, al contrario.  
Aun así sabiendo que la leche, el yogurt, y sobre todo los quesos son fuentes importantes de calcio también encontramos el calcio en otros alimentos, como en los cereales enriquecidos, las semillas de linaza y de chía, el amaranto, las verduras verdes (acelga, col, brócoli, arugula, hojas de uva, etc.), la papa, el ajo, la almendras, el tofu, las sardinas enlatadas pero sobre todo en las especias secas como la albahaca, orégano o tomillo (como se usa en pequeñas cantidades no se les da mucha importancia) y sumados todos son alimentos claves lo cuales deben de ser parte de una dieta saludable.
Tu hijo necesita unos 1000 mg de calcio al día, y fácilmente los puede alcanzar distribuyendo bien su dieta, por ejemplo: de desayuno una taza de leche con cereal enriquecido, de almuerzo una ensalada de espinaca con queso parmesano rallado y pollo al tomillo con papitas al horno, de snack un yogurt con 30 gramos de almendras, y en la cena algo más ligero como un plato de avena con amaranto y semillas de chía; sumando todos los alimentos fácilmente logran sobrepasar las necesidades de calcio de tu pequeño. 
Hay otros factores a tener en cuenta para poder absorber y fijar bien el calcio como la vitamina D que es indispensable y la obtenemos de la luz solar y el ejercicio ya que en cada contracción muscular se fija calcio. 
En caso tu hijo no coma bien (todavía) y necesite un suplemento de calcio, busca uno que tenga vitamina D3 (mejor que la D2) y que sea de citrato de calcio que es más fácil de absorber que el carbonato de calcio. Se lo puedes dar con sus comidas y si son masticables mucho mejor ya que es más fácil que las coma. Debes de tener en cuenta que el organismo no puede absorber más de 500mg en una sola toma por lo que debes de evitar la típicas pastillas de 1000mg.
Es importante que desde pequeños formen huesos fuertes ya que así podrán prevenir enfermedades futuras como la osteoporosis. Si no le gusta la leche ya no hay excusa para que no puedan alcanzar sus necesidades de calcio  ya que hay muchos otros alimentos que pueden aportar hasta más calcio que los lácteos.