Crianza

Mi hijo es diabético

La diabetes es una de las enfermedades más frecuentes en la edad infantil; como todo, al principio puede dar un poco de miedo por ser algo desconocido, pero teniendo las reglas del juego bien claras y estableciendo una nueva dinámica familiar se pueden evitar muchos contratiempos.

La diabetes es cuando los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre aumentan por la falta de producción de insulina. La insulina es la hormona que regula la glucosa, sin insulina los niveles de glucosa se alteran.

¿Qué sucede? Te lo explicamos en 4 pasos

  • Por la falta de insulina, la glucosa se acumula en la sangre y ocurre una hiperglucemia que básicamente es mucha azúcar en sangre.
  • Como no hay insulina, la glucosa no puede entrar a la célula, es como si fuera la llave de la casa, sin llave uno no puede entrar.
  • Como la glucosa no puede entrar a la célula, las células se quedan con “hambre” y faltas de energía.
  • Como afuera de la célula no puede haber tanta glucosa (azúcar) en la sangre, el organismo la elimina por medio de la orina; es por eso que uno tiene bastante sed y hace bastante “pila”. Cuando uno tiene mucha sed se llama polidipsia y cuando uno elimina mucha orina se llama poliuria

¿Cuáles son los síntomas?

  • Polifagia: mucha hambre
  • Polidipsia: mucha sed
  • Poliurea: mucha orina
  • Adelgazamiento
  • Cansancio, mareo, debilidad, sueño.

La dieta es sumamente importante, en el caso de tener un hijo con diabetes habrá que acudir a un nutricionista para que juntos le enseñen y le desarrollen una dieta especifica para sus necesidades. La familia entera se tendrá que involucrar en el aprendizaje y sobre todo, si no es insulino-dependiente habrá que ayudarlo a que logre un peso adecuado.

Consejo: si su hijo es diabético jamás habrá que tratarlo como un niño enfermo ya que no lo es, el deberá aprender a comer y a ser responsable con sus elecciones. No lo subestime, con pautas claras y prácticas el puede llevar una vida totalmente normal.