Crianza

Consejos para loncheras escolares

¿Cómo sé qué enviarle a mi hijo? La lonchera depende de muchas cosas, de la edad del niño, de la cantidad de horas que se queda en el colegio, de la actividad que realiza y sobre todo de sus gustos personales.

¿Qué pasa si no le gusta lo que le envío? Nuestros hijos se tienen que involucrar en la preparación de las loncheras, además es una forma divertida de pasar tiempo con los ellos y conocer sus gustos personales. Lo mejor es diseñar el menu con ellos, y nosotras (con nuestra experiencia) le damos su toque de variedad. Por ejemplo si lo que quiere es huevo entonces puede ser huevo duro de gallina o codorniz, frito, tortilla, soufflé o revueltos. Lo importante es que al final come el huevo (proteína y grasas saludables) sin aburrirse.

Aquí algunos consejos:

Los recreos son cortos y los chicos quieren aprovecharlos al máximo, los alimentos tienen que ser prácticos, fáciles de comer y sobre todo fáciles de abrir.

Los alimentos que se comen con las manos, son ideales para los niños más pequeños, como kekes, galletas caseras, fruta picada, verdura en palitos o queso en dados.

Un sándwich aguado o una fruta negra no son nada apetitosos, agregale gotas de limón o coloca los rellenos aparte (en otro taper) para que se lo coman con gusto.

A los más pequeños diseñale diferentes formas a sus sándwiches, una estrellita o una carita feliz les alegrará el día.

Varía los alimentos, cámbiale los rellenos a sus sándwiches y escoge la fruta de estación, ten en cuenta que en la variedad están los nutrientes.

Incorporales alimentos nuevos de la mano con sus preferidos, será difícil que se resistan a probarlos.

De vez en cuando un chocolatito, un sticker o una notita los hará sentirse especiales.

 

 

 

 

Sé que muchas veces el tiempo es un factor limitante, pero con una buena organización se pueden diseñar loncheras sanas, divertidas y sobre todo variadas.