Crianza

La importancia de la lonchera escolar

Las loncheras tienen una importante función en el desempeño de los niños. La tarea de ellos es rendir en el colegio, la nuestra es poderles diseñar loncheras nutritivas, ricas y divertidas.

Las loncheras son de cierta manera el reflejo de nuestra familia. Una lonchera bien organizada muestra la preocupación que yo tengo, como padre de familia, por la salud de mi hijo. Una buena lonchera es lo que yo le enseño a mi hijo acerca de nutrición, sin teorías ni definiciones, únicamente con el ejemplo. La lonchera es un pequeño pero importante vehículo de alimentos y de estilo de vida que va a quedar impregnado en la vida de mi hijo.

¿Cómo logro que mi hijo coma una lonchera saludable? Primero debes involucrarlo en la preparación de su lonchera. Escoge un día de la semana para hacer el menú con tu hijo y que te acompañe a hacer las compras de los alimentos. La idea es que como mamá lo guíes con pocas opciones pero dándole “libertad” para que escoja. ¿De qué manera? Por ejemplo si quieres que coma vitamina A  dale a escoger entre papaya, mango o chips de camote. Es una forma divertida de pasar tiempo con tu hijo y además conocer sus gustos con respecto a la comida. Otra manera de involucrar a tu hijo es aprovechando las tardes libres o fines de semana para cocinar juntos unas ricas galletas o un keke nutritivo para su lonchera, a todo niño le gusta comer lo que prepara.

Es importante que también le varíes las loncheras a tu hijo para no aburrirlo, por ejemplo si quieres que consuma huevo puedes enviarle huevo duro de gallina o de codorniz, frito, tortilla, soufflé o revueltos… al final va a comer el huevo pero de mil formas diferentes, sin caer en la rutina. Recuerda siempre que la lonchera debe de ser práctica, no le envíes alimentos complicados de abrir o frutas difíciles de pelar, el tiempo de recreo es muy corto y al final va a preferir jugar antes que comer.
La porción importa, cuando vuelva a casa pregúntale a tu hijo si se quedó con hambre o por el contrario fíjate si está regresando mucha comida para que le envíes menos cantidad.

La lonchera depende de muchas cosas: la edad del niño, cantidad de horas que se queda en el colegio, actividades que realiza y sobre todo de sus gustos personales. Sé que muchas veces el tiempo es un factor limitante, pero con una buena organización se pueden diseñar loncheras sanas, divertidas y sobre todo variadas. Debes tomar en cuenta que la lonchera no reemplaza ni el desayuno ni el almuerzo, es un complemento que no le debe faltar a tu hijo en su etapa de crecimiento

Finalmente no te olvides de engreírlo, de vez en cuando envíale una notita diciéndole que lo quieres mucho o una sorpresa como un sticker o una tarjetita.