Crianza

¿Micaela está creciendo segura de sí misma?

Micaela, es mi hija de 5 años, está jugando en los columpios del parque desde hace un buen rato; yo sentada en la banca del frente, observo como ella sube y baja, baja y sube; dándome cuenta que en cada recorrido que transita, es ella quien empieza la conversación con cada uno de los niños que están alrededor; les habla con mucha firmeza tratando de enseñarles las posibles maneras de pasarla mejor en los juegos…

Es inevitable la preocupación que se genera en los padres cuando escuchan que tienen que criar a sus menores siendo lo más seguros posibles. Para poder bajar un poco la preocupación, comenzaremos por contarles que cuando hablamos de seguridad en sí mismo es hablar de confianza en sí mismo; definiéndola de la siguiente manera: “convencimiento propio de que uno es capaz de realizar con éxito una tarea o elegir la mejor manera para resolver un problema” (Universidad de Cadiz), y es en el ejemplo de Micaela dónde se puede notar claramente que es capaz de comunicarle a los otros chicos que existen otras formas de pasarla lindo en los juegos, sin importar la reacción del resto.

En este tema hay que reconocer que los niños son los maestros de los adultos, sin duda alguna que cuán más auténtica es la persona, más seguridad en sí misma tiene y enfrenta de mejor manera los posibles problemas que la vida en sí misma. Entonces, nos queda simplemente responder a la siguiente duda: ¿Qué tengo que hacer para que mi hijo crezca siendo seguro de sí mismo?, acá van algunos consejos para que puedas poner en práctica:

  1. Préstale atención y obsérvalo, míralo a los ojos cuando te esté mirando o intentando contar algo.
  2. Escúchalo, por más que te repita las cosas miles de veces, haz un esfuerzo y dale interés a lo que te está diciendo.
  3. Contéstale sus dudas
  4. Pídele su opinión
  5. Búscalo: tomate diez minutos del día para ir a buscarlo donde él esté jugando.
  6. Juega con él: cuando juegas con él, le estas demostrando que te importa.
  7. Confía en él.
  8. Sé flexible con sus formas de pensar
  9. Felicítalo, halágalo y estate maravillada con sus logros.
  10. Espera lo mejor de él, pero no esperes que sea perfecto.
  11. Sé firme con él y ponle límites para que sepa que existe una autoridad.
  12. Agradécele el que sea tu hijo.
  13. Dile lo feliz que eres de tenerlo en tu vida
  14. Discúlpate con él si te equivocas
  15. Tómalo de las manos, acarícialo, dale un beso, que sienta el abrazo y dile que lo amas.