Crianza

¿Cómo le digo a mi hijo que me estoy divorciando?

Para poder pensar en comunicarles a nuestros hijos que sus papás se están divorciando, primero debemos entender ¿qué es el divorcio?

El divorcio es una crisis de desajuste por la que pasa una familia la cual rompe con el funcionamiento cotidiano. Este desajuste afectará a cada uno de los miembros y a al grupo en su totalidad. Es por esta razón que todas las personas de la familia pueden entrar en un estado de caos y desequilibrio, haciendo que se generen cambios importantes en las relaciones.

Una vez entendido esto es importante ser claros. Debemos decirles a nuestros hijos el cambio que sufrirá la familia, con la mayor espontaneidad posible y de manera directa y natural. Es importante explicarles que la relación de pareja llegó a su fin y que mamá y papá van a distanciarse. Los hijos necesitan una respuesta verdadera y apropiada para su edad y es por eso que debemos explicarle la situación con un vocabulario sencillo, las veces que sea necesario.

Además ambos padres deben mantener a sus hijos al tanto se lo que está sucediendo, pero no involucrarlo en el conflicto ni tratar de buscar culpables. ¿Por qué se debe actuar de esta forma? Esto protege la salud mental y emocional del niño. Es de suma importancia aclararles que ellos no son responsables que papá y mamá se separen y que ya no vivirán en la misma casa, teniendo en cuenta que cada uno seguirá cumpliendo su rol para siempre.

Para poder llegar de forma clara a nuestros hijos, debemos prometerles que la relación con sus padres seguirá igual, teniendo en cuenta lo importante que son las promesas para los niños. Además debemos generar seguridad en nuestros hijos mediante conversaciones y explicaciones adecuadas. Con el cumplimiento de nuestra promesa lograremos que se sientan cómodos y seguros con el acontecimiento. Finalmente debemos lograr que la relación con nuestros hijos sea de buena calidad, demostrándole que estaremos al lado de ellos en todo momento, asi sentirán que el divorcio únicamente debe influir en los padres.

Soledad Misa A.
Psicóloga