Crianza

7 Secretos para tener niños felices

De igual forma que los adultos, los niños se deprimen cuando tienen una dieta deficiente, duermen poco o no tienen horas libres de juego; además por encima de todo, los chicos necesitan amor incondicional, un espacio para expresar sus sentimientos y el apoyo de los padres al tomar decisiones que para ellos son importantes. En pocas palabras, los padres tienen una responsabilidad inmensa en la salud y la felicidad de sus hijos.

 
•Buena alimentación: los cambios de humor y de energía son el resultado de las malas opciones cuando de alimentos se trata. Hay que enfocarnos en alimentos saludables, enteros (con fibra), frescos y naturales. Si eres mamá no compres golosinas, ellos difícilmente podrán comerlas si no las dejas a su alcance. En cambio deja a la mano fruta fresca, fruta seca, cereales enriquecidos, yogurt, galletas de avena, etc., todo lo que pueda sumar a la salud de tus hijos.
 
•Horario fijo: sobre todo en relación a la comida, un niño que se saltea las comidas es un niño con poca energía, irritable y mal humorado. Los niños están en constante desgaste y crecimiento por lo que los alimentos tienen que reponerse siempre y a las mismas horas. 
 
•Descanso continuo: los niños que duermen poco se levantan de mal humor y no tienen ganas de aprender ni de jugar. Los niños entre 5 y 12 años necesitan como mínimo 10 horas de sueño ininterrumpido: nada de televisión, videojuegos, computadora o celulares. Si quieres un hijo sano y feliz, pues mándalo temprano a la cama, así el no quiera.
 
•Juegos libres: entiendo que hoy en día la cantidad de actividades, clases de estimulación y deporte pueden ser abrumadoras, pero así no “haya tiempo” el niño necesita jugar libremente, lo que él quiera, a donde su imaginación lo transporte. Un niño que tiene sus horas de juego libres es un niño feliz tanto a nivel cognitivo como emocional.
 
•Libre expresión: Déjalo que te diga lo que siente, de igual forma que los adultos los niños necesitan expresarse, déjalo que llore o que corra de felicidad, no lo limites ni lo anules. Incentívalo a que se exprese y te cuente lo que siente.
 
•Alimentos altos en omega 3: ya que el cuerpo no los produce y son indispensables para la salud del sistema nervioso y del cerebro, puedes darles aceite de ajonjolí, pescado, semillas de linaza, chía y cereales enriquecidos. Si todavía te cuesta que coma de todo, pues intenta con un suplemento.
 
•Luz solar: el sol es la mejor fuente de vitamina D, la cual cuando se encuentra en bajas cantidades causa depresión. Incentívalo a salir a jugar fuera de casa, es lo mejor para su bienestar general.
 
Así como cada uno de estos puntos son indispensables para la salud y felicidad de nuestros hijos, lo más importante es el amor y el tiempo que les podamos dar. Muchas veces con nuestro propio ejemplo es más que suficiente para que ellos adopten buenos hábitos de vida, si eres feliz, ellos también lo serán.