Crianza

¿Son malos los videojuegos?

Los videojuegos se han ido instalando rápidamente en nuestras vidas como hábito diario. En la mayoría de nuestros hogares podemos encontrar estos aparatos tecnológicos, con pantallas de muchos colores y que producen muchos sonidos, dominando la vida de nuestros hijos. No obstante, pueden ser una gran oportunidad de vínculo entre padres e hijos, ya que se recomienda compartir aficiones en familia, y estos pueden ser hobbies en todas las edades.

 

En nuestros días tener un hobbie relacionado con videojuegos es muy común. Podemos ver bebés, niños, adolescentes, jóvenes y hasta adultos, “venerando” a alguna de las diosas modernas: las pantallas. Pantallas ya sea de los celulares, televisores, Ipods, Ipads o computadoras.  Estos hobbies han traído muchas polémicas y controversias, tenemos que admitir que científicamente se ha comprobado que existen tanto beneficios como también inconvenientes en el uso de estos aparatos.

 

¿Son malos o buenos? Por una parte sabemos que los videojuegos han hecho que los niños hoy en día puedan tener un mejor manejo de problemas, sepan tomar decisiones rápidamente, aprenden con mayor facilidad, desarrollan mejor su motricidad fina, atienden y se concentran de manera óptima a determinados estímulos y pueden orientarse espacialmente con facilidad. Así mismo, la coordinación visomotora (vista-tacto) está en un máximo nivel. Pero, por otro lado sabemos que traen problemas como por ejemplo dependencia a objetos, aislamiento y deterioro de relaciones interpersonales, baja tolerancia a la frustración, separaciones familiares y cortes en el diálogo con los niños, violencia social, sedentarismo, así como ansiedad y sobrepeso.

 

Así como todas las cosas de la vida, tenemos que aprovechar lo positivo que nos dejan las innovaciones, es por esto que es de suma utilidad poder compartir estas aficiones con tus hijos y de este modo poder controlar el tiempo que usan los aparatos y contenido de los mismos.

 

¿Qué puedo hacer? Aquí algunos consejos para que puedas manejar el tema:

·         Pon límites al horario de uso que pueden tener tus hijos (máx. de 30 a 40 min diario)

·         Propón un horario de juego después de haber realizado sus deberes diarios

·         Debes ser tú la responsable de comprar los videojuegos para poder revisar los contenidos

·         Inscribe a tu hijo en la práctica de algún deporte

·         Incentiva a tu hijo a realizar actividades al aire libre

·         Aliéntalo a tener actividades de lectura, cuentos, pintura o dibujo.

·         Potencializa los momentos familiares y tengas más temas de conversación en común

·         Promueve un estilo de vida saludable

·         Debes dar el ejemplo con tus acciones

 

Tenemos que saber que extinguir la presencia de la tecnología de nuestras vidas es casi imposible, seguramente iremos incrementando el uso de estos aparatos. Frente a esto tenemos que adecuar la tecnología a los momentos familiares pero para COMPARTIRLOS, esto significa que todos participan de los juegos. Así mismo se debe proponer estos momentos en familia fuera de las pantallas. Todo en exceso es dañino y somos los adultos los responsables de dosificar los momentos frente a las máquinas.

 

Soledad Misa

Psicóloga