Crianza

¿Cómo hacer cuando ambos padres trabajan fuera del hogar?

Cuando ambos padres trabajan, cada uno debe contribuir igualmente en el cuidado de los niños. Los padres necesitan pasar tiempos juntos como familia y los niños deben sentir esta unión, sabiendo que así trabajen los papis y tengan una jornada larga de trabajo, se les quiere y atiende de manera incondicional. La primera tarea que tienen los padres es entender que al tener ambas responsabilidades evidentemente no pueden hacerlo todo y es sumamente productivo el involucrar a los niños en las tareas del hogar y responsabilidades académicas. ¿Cómo? Haciéndoles entender que ellos solos son el motor de su vida aun cuando estén supervisados por algún otro adulto. Por ejemplo,  los hijos mayores pueden ayudar a los hermanos menores en hacer tareas, mientras que la mama prepara la comida, y así toda la familia puede tener el resto del día o fin de semana libre para llevar a cabo actividades más divertidas.

Es inevitable que los niños extrañen la presencia de los padres en casa y añoren el que puedan estar con ellos en el hogar durante todo el día. Sin embargo si se da calidad de tiempo, ellos sentirán la presencia de los padres de una u otra manera y sabrán que la parte más linda del día es durante las noches cuando están los papis presentes. Es ideal que en estos momentos  se pueda compartir el tiempo con el niño preguntándole, escuchándolo, comprendiéndolo y entusiasmándose por todas las historias que ellos relatan. Es importante que para colaborar con la relación padres – hijos, sean los padres quienes: 

  • Los despierte con un beso por las mañanas
  • Les prepare la lonchera
  • Los lleva al colegio por las mañanas
  • Los llame en la hora de regreso del colegio para preguntarles ¿Cómo te fue hoy?
  • Sepan todo lo que paso durante la hora de almuerzo
  • Entren a la casa con una sonrisa y los acostumbren a que vayan a la puerta a recibirlos
  • Compartan una actividad con ellos ya sea un juego, una película, las tareas, la preparación de la cena o cualquier otra
  • Comparta la comida contando el día a día, lo bueno y malo
  • Los acompañen a su cama y puedan hacer alguna actividad ahí  como un cuento, rezar o abrazarse
  • Les den un beso de buenas noches y apaguen la luz del dormitorio.

Parece que fuera más complicado de lo que es realmente, pero si observamos las recomendaciones anteriormente planteadas, es fácil darse cuenta que son tareas sencillas y no demandan mucho tiempo ni grandes cantidades de dinero. No debemos olvidar que los hijos NECESITAN sentir que son lo más importantes en la vida de sus padres y que a pesar de que trabajen muchas horas, en la noche tienen las mayores ganas y alegría de compartir un momento con ellos, demostrándoles todo el amor que sienten.