Crianza

¿Cómo hago que mi hijo pueda estudiar mejor?

  • Estas son algunas de las indicaciones que escucha tu hijo porque quieres que estudie mejor. Pero ¿cómo lo toma? Normalmente no las cumple, se molesta e inclusive le incomoda recibirlas. ¿Sabes por qué? Porque no entiende con qué objetivo se las das o por qué razón buscas modificarle tanto su manera de estudiar. Sería ideal, como primera instancia conocer que un hábito es cualquier acto que se adquiere en base a las experiencias que hacemos siempre y de manera automática. Es una práctica o costumbre que realizamos con frecuencia. Por lo tanto estudiar mejor debe practicarse con frecuencia para que se vuelva un hábito en tu hijo.

    ¿Cómo lo logro? Te damos tres grandes áreas en las que debes trabajar.

    Tiempo. Primero, en este etapa de la vida de tus hijo tienes que explicarle que todos tenemos ciertas responsabilidades que cumplir y éstas requieren de tiempo en el día a día. Es importante darle ejemplos, uno de ellos es explicar que durante el día todos tenemos que levantarnos en la mañana, bañarnos, comer, hablar con los amigos, pasar tiempo con la familia, realizar los quehaceres del hogar y también cumplir con las responsabilidades. Hay una cierta cantidad de actividades que se deben realizar en 24 horas y por lo tanto hay que aprender a ponerle un tiempo a cada una de ellas para que se vuelvan parte principal de sus días. Para esto hay que tener en cuenta que como padre de familia debes acompañar a tu hijo a que realice los siguientes puntos:

    • Organizar las tareas del día siguiente. Cada noche antes de ir a la cama siéntate con tu hijo y juntos piensen o escriban las tareas pendientes y según eso hagan un horario de estudio.
    • Una vez que establezcan el horario trabajen por cumplirlo. Probablemente habrá días en que flaqueen, pero no desistan, de ello depende que cada día sea más sencillo cumplir con lo propuesto.
    • Incentívalo a que le pregunte a sus profesores y compañeros, ¿cuantas horas de estudio son necesarias a la semana para su nivel de estudios?
    • Evita que tengan un horario nocturno, especialmente las últimas horas de la noche.
    • Ayúdalo a que se organice, dedicándole la mayor cantidad de horas a las asignaturas que sean más complejas y difíciles, aunque no sean tus preferidas.

    ¿Qué logro con esto? Si tu hijo dedica un tiempo a cada actividad evitas que  haya excusas como, no terminé el trabajo porque tenía otras tareas o no me alcanzó el tiempo para estudiar.

    Espacio. Lo ideal es tener un lugar acondicionado especialmente para estudio considerando los elementos básicos necesarios como una mesa o escritorio de tamaño acorde al porte del niño, una silla y estantes para que guarde sus libros y cuadernos. Este tiene que ser un lugar que no tenga distractores en lo posible silencioso, con ventilación y luz natural.

    Apoyo. Los padres debemos apoyar a nuestro hijo en sus trabajos y estudio. Esto no quiere decir que tenemos que realizar las actividades con él ni por él, sino responder sus dudas, ayudarlo a juntar material o indicarle dónde debe buscarlo. Adicionalmente hay que ayudarlo a organizar su trabajo, escuchar comentarios acerca de su lectura o estudio y preguntar acerca de ella.

    Finalmente lo ideal es que el niño y los padres tengan claro que el proceso se ha terminado cuando se han guardado los materiales en la mochila, se firmó el cuaderno del control y se preparó todo para el día siguiente. Pero lo más importante de todo es que en ningún momento se debe de asociar los estudios con premios o castigos, es importante generar la motivación por aprender más.

     

    Soledad Misa Aversa
    Psicóloga