Crianza

¿Cómo hago para que mi hijo no llore el primer día de clases?

Aparte de esto, lo están obligando a quedarse en un lugar donde todo es nuevo y las personas no tienen caras conocidas. Este llanto del primer día del cual hablamos y estas ganas de aferrarse a sus familiares son experiencias que la mayoría de los seres humanos hemos vivido y usamos como mecanismo de defensa para que nos dejen solos. Este descontento se manifiesta por lo general a través de llantos, jalones, pataletas, pucheros o reacciones violentas contra las personas que los deja y recoge.

Pero, ¿qué pasa internamente con el niño? Está viviendo un remolino de emociones donde predomina la sensación que lo van a abandonar y nadie regresará por él. Además experimenta el miedo a la soledad y rechazo. Interiormente no entiende las razones por las cuales tiene que vivir esta experiencia y hará todo lo posible para lograr volver a casa. Tú en ese momento como madre tienes que estar tranquila, con el paso de los días tu hijo logrará adaptarse de la mejor manera a este nuevo ambiente y a las personas que se ocuparan de él. Pero, hay que tener en cuenta que algunos se demoran más que otros en el proceso de adaptación.

Para hacer que este proceso de adaptación les sea más fácil es necesario que tú puedas tener en cuenta los siguientes detalles:

  • Una semana antes al día de ingreso tienes que  ir contándole todo lo nuevo que va a vivir, sin mucho detalle, que tenga claro que se viene algo nuevo.
  • Explícale como va a ser el centro educativo y si queda cerca a tu casa, llévalo a pasear y que conozca por afuera la nueva institución
  • Involucrarlo en todo lo que respecte a su nuevo viaje educativo. Por ejemplo: ir a matricularlo, comprar los útiles, enseñarle la página web, entre otros.
  • Anda comentándole que solo tú estarás con él/ella el primer día y luego vas a tener que irte, así como la persona que lo cuida tampoco podrá estar ahí, para esto va a tener más personas que lo cuiden y se encarguen de él.
  • Aclárale igual que los vas a seguir queriendo y vas a ir a recogerlo puntual
  • Ese mismo día, llévalo tú con el otro progenitor.
  • Es importante que estén tranquilos y actúen de lo más normal posible, es de este modo donde él/ella mismo se mantienen tranquilo.
  • Ese mismo día el ir a recogerlo puntual es sumamente importante para ellos y hará más fácil el que confié en ti los siguientes días
  • Cada vez que lo dejes y recoges, dale un beso y abrazo fuerte para que sienta que tu lo sigues queriendo igual
  • Pregúntale diariamente: ¿Cómo te fue? ¿Qué hiciste? ¿Con quién estuviste? ¿Qué aprendiste? ¿Comiste?, que él/ella te sientan involucrados en su nuevo reto.
  • Prepara con él/ella la lonchera del día siguiente.
  • Ordenen la mochila juntos y hagan las tareas en una mesa con comodidad, es aquí donde estas labores se podrán convertir en un hábito.

Para terminar hay que recalcar que si el niño te siente con una actitud serena y le demuestras en todo momento tu protección, solo existirán los temores normales y propios del momento pero el mismo estará en la capacidad de poder afrontar esta nueva experiencia.

Soledad Misa Aversa
Psicóloga