Crianza

Autoestima

 

Para poder enseñarles a nuestros hijos a quererse y valorarse a sí mismos, tenemos que empezar a conocer el significado de la tan famosa palabra autoestima. Es el ingrediente principal para una vida exitosa y feliz dicen algunos, lo mejor que te puede pasar en la vida dicen otros. ¿Qué significa realmente? Esta palabrita significa el sentimiento valorativo de nuestro ser, de nuestra manera de ser, de quienes somos, del conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que forman nuestra personalidad.

 

Es importante, por lo vital que es la autoestima, que los padres interioricen este concepto para que lo pongan en práctica dentro de la crianza de sus hijos. ¿Por qué? Por lo mismo que es este amor propio el responsable de muchos fracasos y éxitos en la vida. Una autoestima adecuada es la que vincula al niño a un concepto positivo de mí mismo y aumenta el nivel de seguridad personal, llevándolo así a tomar decisiones adecuadas.

 

¿Qué actitudes debemos tener como padres? Hay muchas maneras en las que los padres pueden apoyar en la formación de la autoestima de sus hijos, aquí algunas ideas:

 

·         Brinda amor y afecto en todo momento a tu hijo, por ejemplo puedes saludarlo con un fuerte abrazo cada mañana, darle un beso cuando vuelva del colegio y acariciarlo sin motivo alguno en cualquier momento del día.

·         Felicítalo cada vez que creas necesario hacerlo, cuando regresa a casa con una buena calificación en el colegio o al cumplir con una norma establecida en casa por ejemplo.

·         Hazle elogios creíbles como “qué obediente eres, guardaste todos tus juguetes” o “qué bonita estás hoy con ese peinado.”

·         Es importante fijarle metas alcanzables. Si sabes que las matemáticas no son su fuerte no le pidas que saque un 20, pídele una nota que implique un esfuerzo para él y que gracias a eso supere la anterior.

·         Es clave que cuando debas llamarle la atención, critiques la acción mal hecha, no a él como persona. Antes de decir "eres bueno o malo", deberíamos decir "eso está bien o mal hecho."

·         Toma en cuenta los sentimientos del niño, cuida tus palabras al momento de referirte a él porque los niños son más sensibles de lo que creemos.

·         ¡Siéntete orgullosa del hijo que tienes! Y díselo.

·         Háblale positivamente, por ejemplo no es lo mismo decir “si no guardas tus juguetes me voy a molestar” que decir “guarda todos tus juguetes como el niño obediente que eres.”

·         Nunca lo compares con otros niños o con sus hermanos.

·         Refuerza sus puntos fuertes, reconoce sus virtudes, por ejemplo si es un niño extrovertido, le puedes decir “me encanta tu manera de conversar con los demás”

·         Dile a tu hijo regularmente que lo amas incondicionalmente.

·         ¿Y tú? Mejora tu propia autoestima para que seas un ejemplo adecuado para tu hijo.

Los padres tienen la oportunidad única e irrepetible de abrir "la cuenta bancaria” de la autoestima en sus hijos, en la cual son los responsables de brindarle muchas cosas positivas que éste almacenará durante años. Esto dará como resultado el crecimiento de esa cuenta bancaria y la satisfacción que sus hijos puedan enfrentarse de manera positiva a las problemáticas que se le presenten en un futuro.

 

Soledad Misa A.

Psicóloga