Crianza

DEBE SER ENGREIDAZA…

El caso de Lorena es muy común. Vemos que muchos niños, sobre todo si son hijos únicos, sufren cuando se empieza a establecer límites o tienen que compartir, pero no vayamos a creer que esto pasa en todos los casos, en otros, estos chicos hacen todo lo contrario son muy obedientes y realizan las cosas como les dicen los adultos, es acá cuando vemos que no tiene nada que ver que los niños sean hijos únicos o no para que sean más engreídos

En todo caso, cualquier persona que es padre de familia tendría que ser capaz de:

·         Poner límites con amor y no darle todo lo que quieran

·         Llamar la atención cuando sea necesario

·         Permitirles que tomen decisiones solos

·         Usen su propio criterio para solucionar los problemas que van teniendo

·         Darles premios que realmente se merezcan

·         Hacer que cumplan las normas de convivencia

·         Evitar alabarles en todo momento o por cualquier cosa y sobreprotegerlos

·         No sobre exigirles

·         No criticar o burlarse de ellos cuando se equivocan

·         Crear actividades recreativas con otros niños

·         Hacer juegos en grupo

 

Una vez que los padres ponen en práctica algunos de los puntos anteriores, empiezan a ver el éxito de la crianza y como los niños obedecen, sin olvidarse que el poner límites es una de las señales más grandes de amor que puede hacer un padre con los hijos. Límites con amor es la clave del éxito, pero no olviden que nada de esto se puede lograr si no dedicamos mucho de nuestro tiempo en los más chiquitos.