Crianza

¡Estoy celoso, mamá!

¡Bienvenido al mundo, mi amor!, dar la bienvenida a un nuevo hijo es un hecho que llena de alegría a los padres pero en muchos casos, los hermanos y hermanas no sienten lo mismo, al contrario, pueden sentir incluso rechazo, en especial cuando tienen entre uno y cinco años o si hasta ese momento fue el único hijo. Es en estos momentos, cuando los hermanos mayores seguramente empiezan a sentir celos de que el nuevo integrante de la familia ocupe su lugar y temor a que le robe el amor y el tiempo de los padres.

Por lo general, es el hermano mayor quien empieza a actuar como bebé y retoma comportamientos anteriores, como chuparse el dedo, hacerse pila, hacer pataletas, tal vez pida y quiera su biberón o el chupón e incluso quiera que le cambien los pañales, aunque ya los haya dejado.

Como podemos ver, sin ninguna duda es una situación que genera cambios y conflictos con el hermano mayor y es necesario manejar la situación con mucho amor, interés e inteligencia, para esto, te dejamos algunas recomendaciones importantes y muy útiles que puedes utilizar:

  • Ser paciente y tratar de comprender los comportamientos, sin olvidarte también que hay que seguir educando y poniendo límites.
  • Dedícale atención especial, es decir, tiempo exclusivo para conversar de sus cosas.
  • Responde, de acuerdo a su edad, a todas las preguntas que seguramente te hará, serán muchas.
  • Involúcralo en los quehaceres del bebe, en la preparación del todo el espacio físico, la decoración del cuarto, la elección de la ropa, etc…
  • Estimúlalo a preparar un regalo de bienvenida a su hermano/a.
  • Haz que le hable al bebe en el vientre o que te acaricie la barriga.
  • Organiza actividades en las que pueda pasar más tiempo sin ti
  • Hazlo responsable de sus actividades y el cuidado diario de su persona
  • Busca oportunidades para estar cerca de un bebe para que el niño o la niña tenga una mejor idea de lo que es un bebe.
  • Cuando nazca él bebe, cómprale un regalo en nombre del nuevo pequeñín.
  • Mantén la rutina diaria del cuidado y los juegos con el niño o la niña.
  • Explícale lo que debe esperar del recién nacido y enséñale cómo tratar al bebe
  • Felicítalo de forma generosa por las buenas conductas que tiene para con su hermano.
  • Pídele cooperación para el cuidado del bebé.

La llegada de un nuevo miembro a casa no solo modifica a los padres, sino también a los hermanos mayores, es por esta razón que papá y mamá no se deben de olvidar de hacerla saber y sentir que sigue siendo único, valioso, irremplazable y que el amor y espacio que él ocupa en su vida y corazón nunca los perderá.

Soledad Misa