Crianza

¿Los hijos son el espejo de los padres?

Jolette discutía con Aníbal "¡Ya no te quiero! Eres insoportable".

Mientras discutían acaloradamente, la pequeña Luna María permanecía a las puertas de la habitación, contemplando la escena. Después, se retiró solita, callada y pensativa a su cuarto.

Notaron su presencia, pero no le hicieron mucho caso.

Minutos después, Jolette fue a buscar a su pequeña de 4 años. Ella y Aníbal la llevarían a pasear. Grande fue su sorpresa, cuando vio que Luna María jugaba con Barbie y Ken a las peleas. Ken jalaba de los pelos a Barbie e imitaba las voces de los dos peleando.

"¡Por qué juegas tan feo!" -Le dijo Jolette- "Juega más bonito. Que Ken agarre a besitos a Barbie y le diga que la quiere mucho. Vamos a pasear ¿Te gusta la idea?"

"¡Sí,  mamita!" -Respondió alegremente la pequeña Luna-

Era sábado y aún era de día. Salieron a caminar por la Alameda, en pleno Centro de la Ciudad de México. Mientras ambos estaban sentados en una banca del parque y la pequeña Luna María jugaba con otros niños cerca de la fuente, platicaban de su hija.

"Me preocupa Luna María" -Decía Aníbal-

"¿Por qué, amor?" -Respondió intrigada Jolette-

"Se ha vuelto muy violenta. Juega muy feo con sus muñecos. Y constantemente pelea con los niños ¿A qué crees que se deba?".

"No lo sé" -Dijo Jolette- "Esta vez la sorprendí nuevamente jugando con Barbie a las peleas ¿Crees que la debamos llevar con un Psicólogo?".

"¡Es muy pequeña!" -respondió Aníbal- "Pero si sigue así, tendremos que hacerlo".

(Edgar Martínez, México)

 

Los invito unos minutos a responder las siguientes preguntas: ¿Cómo creen que Luna María terminará?, ¿Por qué era ella quien tenía que ir al psicólogo?, ¿Serán los padres los que tengan que evaluar su comportamiento?, ¿Tendrá culpa Luna María de escuchar eso en su casa?...

¿Cómo aprenden los niños?

Cualquier ser humano que ha pisado la tierra, aprende de diversas maneras y una de esas maneras es el aprendizaje por observación, es aquel que genera un cambio relativamente estable en el tiempo y se da cuando hay un patrón o modelo a seguir, en este caso el modelo permanente son los padres o adultos que se encarguen del día a día del menor.

En todo momento, el niño está mirando, escuchando, tocando e imitando todo lo que los adultos a su alrededor hace o dice, es por esto que tenemos que tener sumo cuidado con las maneras de expresarnos y actuar, porque somos nosotros los que muchas veces necesitamos ayuda profesional; así mismo ellos sufren de nuestros castigos y gritos por cosas que nosotros  les enseñamos.

En conclusión, lo ideal sería hacer un autoanálisis de las cosas que estás haciendo, poner mayor énfasis en las cosas negativas que sin darte cuenta estás haciendo y poder mejorar los errores y debilidades para que los niños vayan generando un cambio es sus costumbres. Mejorando entre todos, el mundo tendrá menos violencia.