Crianza

Las tareas son una diversión…

Llegan las tres o cuatro de la tarde y la sala de la casa se convierte en ambiente lleno de gritos y llantos de padres/madres e hijos, ¿Qué pasa a esta hora? ¿Cuál es la razón por la que se ponen así?... Nada más y nada menos que llegó la hora de hacer tareas; a estas horas del día en las que te sientes desesperado/a porque no sabes cómo hacer para que tu niño se quede quieto, te haga caso, realice sus tareas rápido y no se distraiga hasta con la mosca que pasa.

Para esto hay que tener en cuenta que como padres tienes la responsabilidad de acompañar a tus pequeños en sus deberes y lograr que este momento sea ameno para los dos. Para que esto sea así, te dejamos unos tips:

  • Respeta un lugar de estudios en la casa (espacio iluminado, en silencio, que no pase gente con mesa y silla).
  • Fíjate que tenga todos los útiles para poder trabajar.
  • Siéntate con ellos y organiza las tareas del día.
  • Cada tarde, antes de comenzar todo, piensen o escriban las tareas pendientes y según eso hagan un horario de estudio del día.
  • Hagan un horario en un papelógrafo y con muchos colores.
  • Una vez que establezcan el horario, trabajen por cumplirlo y traten de establecer así una rutina diaria.
  • Evita que tengan un horario nocturno.
  • Incentívalo a que le pregunte a sus profesores y compañeros.
  • Dile frases como: ¡Estoy cada día más orgullosa de ti!, ¡te amo cada día más!, ¡eres la razón para que yo viva!, ¡soy feliz cuando estudio contigo!.
  • La paciencia y tolerancia son lo que hacen estos momentos exitosos.

Y… Recuerda que cuando tú aprendías siempre hubo una mamá, amiga, abuela o profesora que te enseñó con amor, dedicó tiempo y tuvo paciencia.