Crianza

Lo dejé en el nido por primera vez y llorábamos los dos juntos…

Vuelvo a años atrás y pienso… ¿Cómo fue mi primer día de clases en el nido? ¿Cómo me sentí en ese momento? ¿Estaban mamá o papá? ¿Me dejaron sola? ¿Lloré mucho?... muchas interrogantes que se responden con una un sola palabra: torbellino y lo explico de esta manera porque al acordarme de este momento se me viene a la mente un torbellino de sensaciones (ilusión, entusiasmo, esperanza, alegría, miedo, susto, rabia) y un torbellino de preguntas (¿Dónde estoy?, ¿Por qué papá y mamá se fueron?, ¿Van a regresar por mí?, ¿Ella es buena?, ¿Por qué hay tantos amiguitos?), que supongo es cómose sienten los niños cuando experimentan este famoso primera día de clases.

El primer día de clases es uno de los momentos más importantes en la vida de cualquier persona, el pequeño se siente grande y está en plena confianza como para conquistar el mundo, su espíritu es libre y todo su cuerpo es una emoción con gestos y movimientos; pero al mínimo cambio o susto sus miedos aparecen y mueven los ojitos en busca de una persona conocida para que nuevamente le de la confianza que estaba sintiendo, por esto es común que cuando el adulto empieza a irse, se empiezan a ver niños llorar desconsoladamente, así como padres preocupados que se sienten culpables y tristes.

Para que estos momentos puedan ser más lindos y cómodos es necesario que los padres y profesores se conozcan antes y puedan contarle con entusiasmo todo lo que va a pasar ese día e ir juntos a comprar útiles y uniforme; así mismo, los padres tenemos que respetar el proceso de adaptación de cada niño, buscando periodos de permanencia dentro del nido. Por ejemplo, poder respetar una secuencia así:

1er día → el adulto se queda todo el día (aprox. 5 horas) con el niño. 2do día → el adulto se queda la mayoría del día (aprox. 4 horas) con el niño. 3er día → el adulto se queda medio día (aprox. 2 horas y media) con el niño. 4to día → el adulto se queda un cuarto del día (aprox. 1 hora) con el niño. 5to día → el adulto  lo acompaña soloal salón (aprox. 20 minutos).

 

 

Cuando termina el proceso de adaptación hay que seguir mostrando interés por lo que el niño hizo y seguir felicitándolo por lo bien que lo está haciendo. Decirle por ejemplo, "qué lindo lo que pintaste”, “qué buena tu profesora”, “mañana vas a aprender más". Al día siguiente, y durante el resto de la semana, hay que mantener la actitud positiva y de calma cuando se lo va a dejar al nido, repitiéndole todo el tiempo que alguien de la casa irá a buscarlo cuando termine.

 

 

Así mismo, para que los niños puedan tener procesos sanos y desarrollarse de manera feliz, también es necesario que después del colegio puedan tener actividades al aire libre, jugar con los adultos a algo que les guste, leer un cuento en las noches, tomar lonche o cenar juntos, ver una película o simplemente mirar televisión juntos. El niño necesita sentir que son papá y mamá los que les dan amor durante estos difíciles días.