Crianza

Necesito que me mires más

Lunes 6.30am: En la mesa de la cocina tomando desayuno hay una niña que se atora y un papa que no se da cuenta…

Martes 12m: En la salida de un nido hay un niño que recibe solo el beso de su madre sin una mirada…

Miércoles 3.30pm: En el carro de regreso del colegio, hay hermanos peleándose y una mamá que no se da cuenta…

Jueves 6pm: En una fiesta infantil, el niño se cae y la mamá no se da cuenta de inmediato…

Viernes 7pm: En la cola de un supermercado hay un niño tirando del polo de su padre y él solo responde: Espera…

¿Qué estaban haciendo estos padres que no miraban a sus hijos?, ¿Qué pasó con estos padres que se perdieron detalles de la vida de sus niños?, ¿Qué pasa con estos padres que están ausentes?, es penoso tener que decir que todos estos padres en momentos importantes preferían mirar su celular…

Es lamentable ver cómo hoy en día los adultos son los que generan que se pierdan momentos, detalles, gestos, abrazos, besos, caricias o palabras de parte de los niños y esto se produce por el simple hecho que están prendidos a una pantalla y no se dan cuenta de lo que pasa alrededor, es triste ver cómo se ha roto la comunicación entre padres e hijos, hermanos y hermanas o parejas; siendo el celular, las laptops, ipods, ipads o tablets las que ganan la atención en los momentos que se puede disfrutar con otras personas.

Lo preocupante de esta problemática es que los niños cada vez que sienten esta ausencia de sus padres, empiezan a creer y sentir que siempre hay algo más importante que ellos, trayéndoles consecuencias psicológicas (baja autoestima, baja capacidad de toma de decisiones, inseguridad, miedos, ansiedad, depresión infantil, baja capacidad de solución de problemas), físicas (enfermedades psicosomáticas), familiares (peleas con padres o peleas con hermanos) y sociales (violencia, aislamiento o desconfianza en el resto).

Como hemos podido ver, es sumamente perjudicial para tus niños que sientan que prefieres algún tipo de pantalla electrónica en vez de pasar un momento distinto con él, la idea es que puedan hacer actividades juntos y aprovechar de esos espacios para irse conociendo; siendo tú quién le brinda fortaleza para que sea un ser humano exitoso, y así mismo sepa que en el caso de que tenga un problema, seas tú quién lo abrazará fuerte y le dirá: acá estoy para ti de manera incondicional, todo va a estar bien.

No olvides: tiempo activo + amor + límites es lo que hará de tu hijo una persona feliz.