Crianza

¿Cómo me divierto con mis hijos los fines de semana?

“El que escribe en el alma de un niño, escribe para siempre” - Anónimo

Este es un artículo diferente, así que te pido que te pongas cómodo(a) y sigas mis instrucciones:

Vuelve a leer el titulo…

Vuelve a leer la primera frase…

Repite la primera frase en voz alta…

Cierra los ojos…

Ahora, Respira y…

Pregúntate en voz baja: ¿Qué me quiere decir esta frase? ¿Por qué será tan importante?

Hace unos días fui a escuchar una charla y mientras hablaban de la niñez, sonó esta impactante frase, “El que escribe en el alma de un niño, escribe para siempre”, pasaron varios días y no dejaba de resonar en mi cabeza, a medida que pasaba el tiempo, me iba haciendo preguntas como: ¿Por qué me impacto tanto lo que escuche?, ¿Qué significado tiene para mí esto que la expositora dijo?, ¿Qué tanta responsabilidad tengo cuando le hablo a un niño? y la que me pregunto hasta ahora es: ¿Qué quiero escribir en el alma de los niños que se cruzan en mi vida?, automáticamente empiezan a aparecer muchas escenas que me muestran a mi enseñándole algo a un niño.

Entonces, apenas pasaron estas escenas por mi cabeza, me di cuenta que quiero escribir en el alma de un niño mientras que juego y hago actividades con ellos; creando experiencias mágicas e inolvidables, sabiendo que estos momentos los podría tener con ellos en el día a día de la vida o cuando haya más tiempo libre como podría ser los fines de semana o durante las vacaciones escolares.

Puse manos a la obra y empecé a escribir, acá les dejo una lista de actividades para que ustedes como papas puedan hacer y de esa manera estarán escribiendo en el alma de sus hijos de manera más amorosa, sana y divertida. Empiezo contándoles que a mí me gustaría pintar el alma de un niño mientras que:

  • Hacemos un postre para un viernes en la noche e invitar a los abuelos
  • Decoramos la torta de mi cumpleaños de los papás
  • Horneamos galletas para el lonche del domingo
  • Compramos ingredientes para hacer una noche de pizzas
  • Leemos un cuento antes de dormir
  • Hacemos una obra de teatro
  • Acampamos en el jardín o en la cama con las sábanas más grandes que hayan en casa
  • Pintamos una maceta.
  • Pintamos hojas de papel
  • Regalamos dibujos
  • Hacemos manualidades para el cumpleaños (sorpresas, piñata, invitaciones)
  • Ponemos jabón y agua en una batea y hacemos burbujas
  • Plantamos un árbol y flores en el jardín de la casa
  • Jugamos a las chapadas en el parque
  • Vamos al campo, a la playa o al estadio.
  • Vendemos limonada en la puerta de la casa
  • Vamos a centros para ayuda social
  • Regalamos los juguetes que ya no se usan
  • Vemos una película
  • Vamos al teatro o al museo.
  • Nos miramos al espejo y nos abrazamos
  • Miramos las estrellas agarrados de la mano
  • Jugamos en la piscina o mar y decirle: Soy feliz cuando me divierto contigo
  • Acariciarl@, amarl@ y decirle: te amo, te quiero, te adoro.
  • Tomarl@ de la mano y llevarl@ caminando al colegio.

Y… no se olviden que los niños son grandes maestros para los adultos, lo que quiere decir que nosotros mientras que vamos escribiendo en el alma de ellos escribimos de manera más sabia en nuestra propia alma con lo que ellos nos van enseñando. Confiemos en ellos, creamos en su inocencia y vivamos su transparencia de la mejor manera.